Silenciosas, dos batutas siamesas,

mimo de espadas en gesto de duelo,

saben perdido el armónico vuelo,

faro pretérito de ánimas presas.

Huellas antiguas en círculo impresas,

plaza precisa, metálico suelo,

senda tenaz enterrada en el hielo,

losa redonda entre lágrimas gruesas.

Anciano que sin bastones camina,

monarca que sin corona dispone,

mazmorra que sin cadena lacera,

desprecia el tiempo tu exacta ruina,

arena la torna, déspota impone

en nuestro pecho la hora postrera.

Lausanne, Sierre, Mollens, diciembre de 2007

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s